Somos ESET

El Blog Corporativo de ESET Latinoamérica

julio 20, 2018

4 excelentes videojuegos para los amantes de las aventuras gráficas

ESET

Categoría de la Nota

Desde el jueves 19 hasta el domingo 22 de julio se lleva a cabo una nueva edición de la Convención Internacional de Cómics de San Diego, o la Comic-Con para los amigos. Si no la conoces te la definimos rápidamente: es el encuentro de cómics y cultura pop más grande del mundo en donde se presentan novedades en la industria, como así también de cine y videojuegos. Así que si tú eres un fan de estos temas, entonces te recomendamos que tengas un ojo puesto allí para ver qué noticias hay.

De nuestra parte, y como seguramente sabes, somos amantes de la cultura pop, los videojuegos y las buenas historias, así que hoy queremos aprovechar y rendirle un homenaje a aquellas historias del mundo de los videojuegos que son lo más parecido a un cómic de papel: las aventuras gráficas. Ejemplos sobran… Grim Fandango, Maniac Mansion, The Day of the Tentacle, Myst, etc.; y si miramos más cerca de la actualidad tenemos varios títulos de Telltale Games como The Wolf Among Us y la saga de The Walking Dead. Lamentablemente, no podemos cubrirlos todos, así que aquí te traemos cuatro que entran dentro de nuestros favoritos 🙂 

Full Throttle
Por Santiago Achiary

 

Si hablamos de aventuras gráficas, podríamos intentar ponernos de acuerdo en si su mayor apogeo fue de finales de la década del 80 hasta mediados de los 90 o si el período se achica o acorta más, pero lo que seguramente nadie discutiría es en la afirmación sobre la gran importancia que el estudio Lucas Arts ha tenido sobre el desarrollo de este género: la saga Monkey Island, Maniac Mansion y Day of the tentacle (sobre el que ya declaré mi admiración aquí), Sam & Max, Grim Fandango, las aventuras gráficas de Indiana Jones y un título que yo disfruté mucho jugar en su momento: Full Throttle (1995).

Este juego fue liderado por Tim Schafer, unas de las mentes más brillantes de Lucas Arts y que estuvo involucrado en varios de los títulos icónicos que mencioné en el párrafo anterior. En esta aventura nos ponemos en las botas (casi literalmente) de Ben, el líder de una banda de motoqueros (los Polecats) que cae es acusado injustamente de un crimen. A priori la premisa puede parecer bastante oscura, pero lo cierto es que los personajes de Full Throttle son de lo más pintorescos y más allá de que los escenarios pueden parecer algo apocalípticos (tampoco son Mad Max, pero sí se ve bastante desierto), la realidad es que el juego sigue la línea que Lucas Arts manejaba en su momento: altas dosis de humor disparatado, personajes llamativos, diálogos ingeniosos y un cuidado especial por lo estético.

Y más allá de todo el arte, el juego también tenía algunas dinámicas que escapaban al tipo point and click: desde tener peleas de motocicleta a motocicleta hasta participar de un destruction derby, dándole un sentido literal al género “aventura gráfica“. A estas cuestiones se le sumaron dos novedades para la época: la primera es que fue el primer juego de Lucas Arts lanzado en formato CD-ROM, lo que explicaba el aprovechamiento de la tecnología disponible en ese momento. La otra novedad fue la inclusión de voces de actores profesionales, convirtiéndose en el primer videojuego en hacerlo ya que hasta ese momento los juegos que empleaban voces de personas, lo hacían con gente del estudio desarrollador. Y para sumar una ligazón más a la empresa madre de Lucas Arts, la voz del villano Adrian RipBurguer era interpretada por Mark Hamill (sí, el mismísimo Luke Skywalker).

Más allá de que algunos críticos consideraron que el juego era algo corto, lo cierto es que Full Throttle es un juego totalmente disfrutable, y muchísimo más ahora ya que en 2017 se lanzó un remaster que permite disfrutar de gráficas en mejor calidad y sonidos actualizados (aunque para los nostálgicos también está la posibilidad de poder disfrutar del juego en su calidad original). Tan solo esperemos que en un futuro no muy lejano, finalmente llegue la tan ansiada (y demorada por diversas cancelaciones) secuela que todos estamos esperando.

The Secret of Monkey Island
Por Ornella Rusciano

 

Comenzar el viernes escribiéndote a ti y al resto de nuestros usuarios sobre uno de los más legendarios exponentes de la historia de los videojuegos es, sin dudas, una de las mejores formas de empezar el fin de semana 🙂

A esta altura de la vida, y ya con 28 años de edad (¡el juego y yo!), The Secret of Monkey Island es un título que me ha acompañado durante gran parte de mi existencia, yendo y volviendo a lo largo de los años, y descubriendo siempre nuevas curiosidades sobre su creación y sobre algunas de las escenas más icónicas. Y sí, me refiero a esas que, quizá, en alguna oportunidad me resultaron sin sentido o simplemente graciosas, y en otras oportunidades pude distinguir a qué hacían referencia, o de qué se estaban burlando los creadores. Considero a Monkey Island como un título que debe ser jugador por todos, al menos una vez en la vida, sin importar la edad que se tenga. Y a su protagonista, Guybrush Threepwood, como uno de los personajes principales más importantes de las aventuras gráficas.

El humor inigualable de este juego es desopilante, la cantidad de referencias a escenas de películas, series o easter eggs de los creadores del juego que se pueden encontrar en los diálogos no tiene comparación con otros juegos de la época. Sin alejarnos mucho, una de las características más divertidas de Guy es el nivel de exageración que pone a las situaciones, diciendo por ejemplo: “Es la segunda cabeza de mono más grande que he visto”, dicho que hace referencia a la serie El Super Agente 86, que se veía prácticamente en cada hogar que disfrutara ese humor sano por aquellos años.

Y hablando de Guybrush, tengo que decir que se trata de un joven común y corriente, pero con el ambicioso sueño de convertirse en un pirata. Si bien parece un personaje bastante simple, que no te engañe: tiene la habilidad única de poder aguantar hasta 10 minutos bajo del agua sin ahogarse (realmente muere ahogado si pasa más de 10 minutos bajo el agua). Más allá de su enorme capacidad pulmonar, lo mejor de todo es su personalidad, que en realidad un mix de características, interacciones y diálogos para descostillarse de risa. Guy ha marcado a jugadores y creadores de videojuegos a tal punto que aún en la actualidad, títulos nuevos como Uncharted 4, recurren a su “persona” para rendirle homenaje con muchísimos easter eggs.

La tarea para el fin de semana es: si nunca jugaste The Secret of Monkey Island disfrútalo por primera vez y déjate maravillar por la historia pirata más divertida que podrás encontrar entre todas las aventuras gráficas. Y si ya lo jugaste, pues a recordarlo con el mayor de los afectos y quién dice, quizá tengas ganas de volver a jugarlo.

Sanitarium
Por Santiago Sassone

 

Lanzado en 1998 por ASC Games y con un score de usuarios de 8.7 en Metacritic, Sanitarium es por escándalo la mejor aventura gráfica de terror del mundo de los videojuegos. De hecho, a veinte años de su lanzamiento no solo es considerado como uno de los mejores juegos de terror de la historia, sino que muy pocos pudieron sobrepasarlo, y los que lo hicieron sin dudas lo tomaron como una de sus musas inspiradoras.

Se trata de un thriller psicológico que se lleva un 10 por los climas y atmósferas que genera. La música, los efectos de sonido, las locaciones, las imágenes macabras y, sobre todo, la lentitud del juego en sí mismo, contribuyen a una experiencia memorable, una que me causó prácticamente la misma tensión de la primera vez hace no muchos días cuando lo volví a jugar para este post (si lo jugaste y quieres revivirlo, o si no lo hiciste y te llamó la atención el video, te aviso que está en Steam y por una mínima suma de dinero).

Como toda aventura gráfica, el objetivo del juego es recorrer los escenarios buscando y recolectando ítems que nos permitan avanzar, resolver enigmas e ir develando el misterio que se nos presentó. Pero aquí lo interesante es la historia: nuestro héroe sufrió un accidente que le causó amnesia y, al despertar, se encuentra en un asilo mental y sin ningún recuerdo de cómo llegó ahí. Esto es muy personal, pero esos lugares me generan más terror que cualquier otra cosa (si a ti no, entonces prueba jugar Outlast y me cuentas luego ;)), y si bien no todo el juego se centra en el manicomio, sí lo hace en la causa del horror psicológico del protagonista, por lo que los escenarios van siendo uno peor que el otro, muy similar a lo que sucede en el reino de Silent Hill, donde tu peor enemigo eres tú mismo y tu subconsciente.

Es cierto que no hablamos de SOMA, Amnesia o Layers of Fear, pero Sanitarium que fue alabado por su atmósfera y originalidad, no se queda muy atrás. Sin dudas una aventura gráfica para los amantes del terror que envejeció muy muy bien.

The Dig
Por Juan Martín Verrelli

 

Cuando se trata de contar una historia a través de un videojuego, nada es tan esperanzador como ver que dicha historia es parte de la familia de Lucas Arts. Pensado en primera instancia como un capítulo de Cuentos Asombrosos, The Dig encuentra su hogar en el mundo de las novelas gráficas electrónicas. Esta historia creada por Steven Spielberg, se centra en el viaje de un grupo de astronautas cuyo objetivo es desviar un asteroide con curso a colisionar con la tierra. La idea, es plantar una serie de explosivos en varios cuadrantes del cuerpo celeste para que la detonación altere el curso de colisión. Cuando esto sucede y aparentemente los protagonistas tienen éxito, se encuentran con el asombroso hecho de que el asteroide está hueco, y a través de un dispositivo desconocido son enviados a un planeta inhabitado, en el cual, a través de puzles y diálogos, los astronautas intentarán escapar y regresar a la Tierra.

En principio, la premisa del juego es más que prometedora y la manera en la que es contada es demás satisfactoria, aunque tal vez un poco saturada de referencias a los años 80. Si bien la historia fue producida y creada por Spielberg, la idea principal está basada en un libro de Orson Scott Card (el creador de Ender’s Game), que también fue partícipe para algunos diálogos del juego. Para darle el toque final las voces están extremadamente bien logradas y la voz de nuestro protagonista, el Comandante Low, es interpretada por nada más y nada menos que el T-1000, Robert Patrick. Si bien algunos puzles pueden ser algo confusos, The Dig es una aventura gráfica con todas las letras, al que se le suma el tan característico sabor a Cuentos Asombrosos y un carácter serio y metódico. Definitivamente un título merecedor de categoría de clásico.

Y así llegamos al final del post de hoy, pero como siempre te decimos, estas fueron nuestras opiniones. ¿Tú qué opinas? ¿Qué otra aventura gráfica incluirías en la lista? ¿Qué es lo que más te gustaba de ese juego? ¡Cuéntanos todo en la caja de comentarios! Por último, no olvides que la encuesta gamer de este mes se encuentra activa; solo debes completar con tus datos y opiniones sobre la temática y participarás por un juego a elección en Steam.

Créditos imagen: ©Michael Aulia/flickr.com


ESET

Disfruto de la tecnología desde muy pequeño, precisamente desde los cuatro años cuando me regalaron mi primera NES. Con el pasar del tiempo seguí haciéndolo, como buen gamer, con varias consolas, PCs y hasta equipos móviles. Pero también hay otra rama de la tecnología que me gusta mucho: l...

>   Ver más

Notas Relacionadas

Comentarios

Deja un comentario