Somos ESET

El Blog Corporativo de ESET Latinoamérica

diciembre 7, 2017

El equipo Gamer de ESET elige los mejores videojuegos de 2017

ESET

Categoría de la Nota

Hoy, 7 de diciembre se otorgan los Game Awards, que apuntan a reconocer a los mejores videojuegos lanzados a lo largo de 2017 en diferentes categorías. Dada la popularidad y la cantidad de dinero que la industria de los videojuegos mueve en la actualidad, finalmente habrá una ceremonia a la altura en la que por ejemplo la banda Phoenix tocará en vivo y en la que seguramente hayan muchas sorpresas.

Y como durante todo este año el equipo Gamer de ESET estuvo escribiendo sobre los juegos que más esperamos y nos gustaron, no queríamos dejar de dar nuestro voto.

Cuphead
Por Santiago Achiary

 

Un juego que había generado expectativas en las últimas E3 había sido Cuphead, gracias a sus cuidados gráficos que emulaban a los dibujos animados de la década de 1930. Pero obviamente a lo largo de los años, hemos visto desfilar infinidad de juegos que prometían mucho y que al momento de llegar a nuestras máquinas y consolas, dejaban mucho que desear. Pero Cuphead definitivamente cumplió con las expectativas que había generado.

En principio cumplió en el aspecto de arte: por un lado, la música además de ser genial transmite esa “vibra” retro que intenta brindar el juego; y en términos gráficos, creo que estamos hablando de uno de los juegos más bellos (estéticamente hablando) de toda la historia de los videojuegos. De hecho este aspecto es muy paradójico porque se apela a una estética vintage, pero para poder lograrla, son necesarios los recursos y la tecnología que solo las consolas y máquinas de la actualidad pueden brindar.

Pero más allá del aspecto gráfico, Cuphead es un buen juego, algo que lamentablemente en ocasiones no resulta ser así (y sino recordemos el ejemplo de The Order 1886, que visualmente era impecable pero como experiencia de juego estaba lejos de estar al mismo nivel). Y es que uno de los principales atractivos de Cuphead reside en su dificultad, lo que nos obliga a sentirnos desafiados como jugadores y al mismo tiempo respetados, ya que no solo nos brindan una experiencia visual preciosa, sino también un juego desafiante y (por qué no?) en ocasiones frustrante. Al punto que podríamos haberlo incluido en nuestro listado de juegos que te dan ganas de estrellar el joystick contra el suelo.

Si a esto le sumamos algunos detalles como que se trata de un juego independiente que comenzó su desarrollo en 2010 y que sus creadores, los hermanos Moldenhauer, deberion hipotecar su casa para poder financiarlo, podemos afirmar sin lugar a dudas que Cuphead va directo a lo mejor que se ha lanzado en 2017.

Overwatch
Juan Martín Verrelli

 

Hoy voy a salir un poco de los juegos retro y oscuros para hablar del ganador del GOTY 2016, y ahora nominado a “Best Ongoing Game“, un juego mundialmente famoso y popularmente conocido a lo largo de nuestra comunidad. Obviamente estoy hablando de Overwatch, que este año se encuentra nominado gracias a la ya reconocida atención que Blizzard le da a los detalles. La categoría “Best Ongoing Game” busca renombrar a aquellos juegos que sobreviven el paso del tiempo gracias a las constantes actualizaciones que mantienen fresca la experiencia. Entonces, ¿qué hizo Overwatch para merecer esta nómina?

En primer lugar, y quizás lo más obvio, la constante presentación de nuevos héroes. Tal vez Overwatch no sea reconocido por su increíble capacidad de emparejamiento en juegos competitivos; pero Hey! ¿Esos Lucios están jugando Volleyball con un RoadHog? Overwatch escucha y anuncia Lucio Ball competitivo. ¿La flecha múltiple de Hanzo puede matar un Reinhardt de un solo golpe? ¡No importa! ¡Los indicios en Numbani nos hacen pensar en que Doomfist está cerca! ¿Qué tal Widowmaker, que puede hacer un oneshot golpeándote en el hombro? ¿Eso está arreglado? ¡No! ¡Pero Hay nuevas cinemáticas de Mei y Reinhardt para ver en el canal oficial! En definitiva, Overwatch siempre está buscando maneras de revigorizar la experiencia, los Metas cambian constantemente entre los parches de manera vertiginosa y su mecánica basada en composiciones se complementa de manera excelente con los nuevos agregados a la experiencia de juego.

Además los eventos cooperativos contra Inteligencia Artificial son fantásticos y en ningún momento el juego se siente repetitivo y poco recompensado. Pero por supuesto, ¿qué es la experiencia de juego sin recompensas? Uno no puede hacer Play of the Game en todas las partidas (excepto Junkrat) y la mayor parte del sentimiento de victoria proviene de Lootboxes. Si, quiero que hablemos de Lootboxes: en una carrera bastante amplia en recompensas en forma de lotería en diferentes juegos, de los cuales muchos de ellos estaban generados exclusivamente para los grandes inversores, Overwatch hace un trabajo fino en las posibilidades de recompensas y se asegura que el porcentaje correcto de trabajo entregue el porcentaje correcto de recompensas durante el porcentaje correcto de experiencia.

Entonces, ¿es el juego perfecto? Por supuesto que no. El Elo Hell es real, los desbalances de héroes son vertiginosos, el meta es casi obligatorio cada vez que cambia un parche y muchas veces te toca enfrentarte a 4 Bastions en defensa en un héroes misteriosos, pero más allá de esto, les mentiría si les dijera que el juego no se siente fresco y entretenido después de un año entero de su lanzamiento, y ese es definitivamente un logro que se merece ser reconocido.

Fornite
Por Santiago Sassone

 

Los VGA (Video Game Awards) son los equivalentes a los Oscars en el mundo de los videojuegos. Se trata de una noche en donde no solo se premian a todos los talentos que trabajan en la construcción de un videojuego, sino que también se lo toma como una velada en donde se pueden hacer anuncios o avant premieres de proyectos muy (MUY) esperados por la comunidad. Y como se premian tantas categorías, hoy quiero centrarme en una muy polémica: Mejor Videojuego tipo Multiplayer. Y cuando digo polémica, me refiero a los títulos que están pujando por llevarse el premio.

Repasemos, pero no por título, sino más bien por su casa desarrolladora.

Nintendo: la casa de Shigeru Miyamoto se presenta con Splatoon 2 y Mario Kart 8 Deluxe, dos títulos muy nuevos y que fueron grandes anuncios para la Nintendo Switch, su caballito de batalla este año. No obstante, creo que son dos títulos que no presentan nada nuevo; son secuelas, que si bien no significa que sean malas, si demuestran cómo a Nintendo le cuesta traer algo original a la mesa del multijugador. Nuevamente, sin desmerecer, Nintendo este año tiene más para llevarse con Super Mario Odyssey y The Legend of Zelda: Breath of the Wild, que con videojuegos multijugador que repiten fórmulas y que no son dignos del VGA.

Activision: un viejo conocido de la casa que hace muchos años dejó de hacer videojuegos para pasar a comprar IPs de estudios menores, tal como sucede con Bungie (Destiny 2) y Sledgehammer Games (Call of Duty: World War II). Si bien estos títulos tienen contenido como para estar en la terna, no creo que se lleven el voto, principalmente por dos motivos. En primer lugar, por las prácticas que Activision mostró con Destiny, esas que le mintieron a la comunidad sobre la cantidad de experiencia que los jugadores podían percibir para incentivar las microtransacciones y la compra de las fatídicas “loot boxes”; y en segundo lugar, porque CoD:WWII surgió como la contracara de Battlefield de volver a las raíces de la guerra en los FPS con Battlefield 1. Así que, Activision, prácticas codiciosas e ideas pobres, nada nuevo y que merezca el voto de los jugadores.

PUBG Corp.: y sí, llegamos al elefante en la habitación: PlayerUnknown’s Battlegrounds. Este título llegó con poco, pero pegó muy fuerte. Originalmente solo para PC vía Steam (ahora también exclusivo para Xbox) se convirtió rápidamente en el juego más descargado y jugado. YouTube y Twitch se llenaron de streamings mostraron el típico escenario de Battle Royale (la película japonesa, claro). Sin dudas cosechó muy bien sus logros y es uno de los grandes candidatos a llevarse el premio, no solo por su éxito y demostrado respeto al juego, sino también porque tomó una idea vieja y la revolucionó tanto, que hasta parece fresca y renovada.

Epic Games: finalmente, llegamos a Fortnite, el candidato que elegí para este premio. Si eres un asiduo lector, ya habrás visto mi opinión en el post sobre juegos tipo Battle Royale. Sin embargo, mi opinión no se basa en el Fortnite Battle Royale, sino en su versión Save the world, es decir, en su formato co-op. No solo la diversificación y profundidad de este título es admirable y que demuestra lo bien que invirtieron cinco años de desarrollo, sino que sin ninguna duda representó los mejores momentos con amigos que tuve en línea, todos cooperando para destruir hordas de zombis, construyendo las más elocuentes y bizarras fortificaciones posibles y, sobre todo, cada uno con su categoría de héroe específica, dividiendo las tareas como si de la vida real se tratara (en un futuro postapocalíptico naturalmente).

Esto le doy a Fortnite: la capacidad de tomar el co-op y llevarlo a un nivel interesante, desafiante, complejo, profundo y muy entretenido para jugar con amigos, y no contra ellos.

Si quieres jugar alguno de estos juegos y todavía no los tienes, quizás te interese participar en el sorteo de un juego de Steam a elección. Solo ingresa a gamerseset.com y completa la encuesta.

Créditos imagen: ©2014 Blizzard Entertainment Inc


ESET

Coordinación del área de Comunicación Corporativa que incluye la gestión de mensajes de la empresa a los diferentes públicos de interés mediante newsletters, materiales educativos (artículos, whitepapers, infografías, etc.) y multimedia (podcasts, videos), además de gestionar y definir en...

>   Ver más

Notas Relacionadas

Comentarios

Deja un comentario