Somos ESET

El Blog Corporativo de ESET Latinoamérica

octubre 6, 2017

TGS 2017: visitamos la conferencia de videojuegos más importante de oriente

ESET

Categoría de la Nota

A todos los que somos gamers y nos fascina el mundo de los videojuegos (y en ESET somos unos cuantos) la Tokyo Game Show (TGS) es una conferencia que, desde hace muchos años, siempre nos ha despertado una tremenda curiosidad. No cabe duda de que el número de eventos de este tipo ha ido creciendo con el tiempo, no obstante junto con la E3 y la Gamescon, TGS representa uno de los pilares de la trifuerza del gaming a la que siempre tenemos que estar atentos.

Osaka y Akihabara: un viaje en el tiempo al pasado de los videojuegos

Debido a que mi reciente viaje a Japón coincidía con la TGS, decidí registrarme para acudir uno de los dos días exclusivos para visitantes corporativos. A pesar de ser el sexto viaje a Japón que hacía en los últimos ocho años, no había tenido oportunidad de acudir aún, y esta era una oportunidad inmejorable.

Sin embargo, antes del evento, y como buenos geeks que somos, no podíamos dejar de visitar barrios como Akihabara o Ikebukuro en Tokyo o Den Den Town en Osaka. Si tú eres como nosotros, es en estos lugares donde encontrarás un paraíso lleno de tiendas donde comprar material de todo tipo relacionado con sus series favoritas.

 

Personalmente, suelo centrarme en las tiendas de videojuegos retro, y es que aunque en los últimos años hemos vivido una escalada de precios considerable, aún se pueden encontrar buenos precios si sabemos buscar bien. Entrar a una de estas tiendas es retroceder 20, 30 o más años en el tiempo y descubrir juegos y sistemas que solo aparecieron en el país del sol naciente. Para cualquier amante de los videojuegos podría ser el Edén, aunque hemos de decir que también es posible encontrar manga, figuras de acción y muchísimo más, si eso es lo que más disfrutas de la cultura nerd.

La primera impresión

Llegó el día esperado. Con tiempo de sobra y un clima un tanto adverso, tomamos nuestro tren en la estación de Ueno para dirigirnos al Palacio de Congresos Makuhari Messe, situado en la vecina prefectura de Chiba, más o menos a una hora de distancia.

De lo primero que nos dimos cuenta es que merece la pena acudir, siempre que se pueda, durante los días dedicados a las empresas. La afluencia de asistentes es mucho menor, lo que nos permitió tener cierta libertad y no tener que sufrir colas interminables para probar los juegos que se presentaban.

 

Pese a ocupar ocho pabellones, enseguida notamos que el tamaño de la feria era bastante más pequeño que sus pares de Estados Unidos y Alemania, aunque eso no quita que fuera igual de interesante. Una vez dentro, comprobamos que las zonas se diferenciaban unas de otras mayormente por el público al que hacían alusión: internacional y exclusivamente japonés.

En este sentido, vimos numerosos stands de grandes compañías como Sony, Square-Enix, Sega y Konami, presentando sus novedades. No obstante, observamos diferencias sutiles con otros eventos como el uso de pequeños escenarios donde los visitantes podían hacerse fotos con dioramas espectaculares o cosplayers famosos.

Particularidades de la TGS

Como dije anteriormente, la cultura nipona pisa fuerte en este evento, por lo que los juegos exclusivos para este mercado siguen ocupando un buen porcentaje de la feria. Novelas interactivas, juegos de estrategia o ritmo y otros géneros tan característicos en estos lares siguen teniendo un público fiel y no era difícil toparse, por ejemplo, con stands en los que se presentaba el último simulador de idol virtual.

La realidad virtual también llegó con fuerza, y si bien muchas de las opciones presentadas eran más o menos conocidas para los jugadores occidentales, hubo un par que nos sorprendieron. En una de ellas se enfrentaban equipos de dos contra dos controlando robots en un campo de batalla, algo aparentemente normal si no fuera porque la aceleración y control de estos robots se realizaba utilizando una especie de bicicleta estática.

 

En cuanto al resto de los títulos, la mayoría ya se habían anunciado en otras ferias. Pero había uno que debíamos jugar a toda costa: DragonBall FighterZ. Nos pusimos en la fila dispuestos para probar el nuevo juego que apunta a ser todo un homenaje a nuestros personajes favoritos de la infancia y la adolescencia. Tras probarlo tan solo un rato podemos decir que es sencillamente ES-PEC-TA-CU-LAR.

Las promesas indie en el lejano oriente

Considerando que no solo los títulos AAA viven una época dorada, no era de extrañar que hubiese una zona indie dedicada a los desarrollos más pequeños e independientes. No solo eso, sino que este pabellón tenía un marcado carácter internacional y los desarrolladores japoneses se mezclaban con otros rusos, polacos, españoles o alemanes.

Entre estos trabajos independientes encontramos propuestas innovadoras que hacían uso de la realidad virtual o de las posibilidades de los mandos de la Nintendo Switch, junto a otras más conservadoras que apelaban a la nostalgia. Personalmente, me llamaron la atención dos proyectos como Tiny Metal, el que ya se ha sido bautizado como el sucesor espiritual de la gran saga de estrategia Advance Wars, del cual me declaro fan absoluto y cuento los días que faltan para que se publique la versión para la Switch.

Y el otro fue Super Hydorah, todo un homenaje a los matamarcianos de scroll lateral los ’80 y principios de los ’90 como Gradius, R-Type o Thunderforce. Considero que será una compra obligada para todo fan de los Shoot’em Up clásicos, como yo, especialmente ahora que se acaba de poner a la venta en Steam.

Sayonara Japón

A pesar de haber visitado Japón varias veces, la oportunidad de acudir por primera vez a la TGS ha sido una muy buena experiencia. No solo por los aires de cambio que se respiran en la industria, encaminados principalmente a la realidad virtual, sino por el retorno de videojuegos y mecánicas clásicas gracias a toda una generación de jugadores que creció con ellas.

A continuación, y si te quedaste con ganas de conocer un poco más cómo la pasamos en Japón, te compartimos dos videos que realizamos allá, tanto en el evento, como en las calles niponas recorriendo librerías, comiquerías, jugueterías y más 🙂

 

 

Espero que esta pequeña crónica te haya servido para conocer un poco más de este evento, y te invito a que nos cuentes en la caja de comentarios si alguna vez visitaste alguno y, si lo hiciste, qué fue lo que más te gustó.

La autoría del post es de Josep Albors, Head of Awareness & Research de ESET España.


ESET

Disfruto de la tecnología desde muy pequeño, precisamente desde los cuatro años cuando me regalaron mi primera NES. Con el pasar del tiempo seguí haciéndolo, como buen gamer, con varias consolas, PCs y hasta equipos móviles. Pero también hay otra rama de la tecnología que me gusta mucho: l...

>   Ver más

Notas Relacionadas

Comentarios

Deja un comentario