Somos ESET

El Blog Corporativo de ESET Latinoamérica

septiembre 8, 2017

Las mejores sagas de videojuegos de pelea

ESET

Categoría de la Nota

Videojuegos de deportes hay muchísimos, por lo que hay cientos de posibilidades dependiendo de la disciplina que te interese practicar. Sin embargo, hay un deporte que desde que apareció en la pantalla siempre se mereció su propio género: las peleas.

Podríamos pasarnos horas rememorando cómo este género revolucionó la industria de los videojuegos (sobre todo desde el arcade y el gaming competitivo), pero para no aburrirte, el equipo gamer de ESET eligió sus sagas favoritas y el peleador predilecto que usaban.

Fatal Fury
Por Santiago Achiary

 

Antes de empezar a hablarte de esta saga, debo contarte que uno de mis sueños de pequeño era tener una Neo Geo. Sus juegos tenían una estética cuidada y muy avanzada para el comienzo de los ’90, con títulos como Metal Slug, Super Sidekicks (saga de la que prometo escribir en algún momento) y Aero Fighters. Pero el juego que me hizo conocer y querer tener esa consola fue Fatal Fury: the king of fighters.

Ya comenté lo genial que me parece Street Fighter II y algo meritorio es que a menos de un año del surgimiento de un juego revolucionario como el de Capcom, Fatal Fury fue lanzado retomando algunas cuestiones presentes en Street Fighter pero con un estilo particular. Esto no era una casualidad ya que Fatal Fury fue dirigido por Takashi Nishiyama, que había sido partícipe de la primera entrega de Street Fighter.

En resumen: no lucía como una copia, tanto por su sistema de dos planos mediante el cual se podía interactuar con el escenario y realizar/esquivar ataques, como por su historia particular. Y a pesar de que la primera entrega solo permitía jugar con tres personajes (los hermanos Terry y Andy Bogard y su amigo Joe Higashi), con el tiempo y los subsiguientes juegos, eso se fue solventando pudiendo elegir a interesantes personajes como Cheng, Duck King o Tung Fu Rue, entre otros.

Fatal Fury no sólo desembocó en otra de las sagas de pelea más importantes de los videojuegos (King of Fighters, de hecho así se llamaba el primer juego) sino que su idea de torneo en el que participaban diferentes luchadores tranquilamente pudo haber inspirado a la idea detrás de Mortal Kombat. Y si tengo que destacar a un personaje, no voy a ser demasiado original y voy a elegir a Terry Bogard. Después de todo, ¿alguna vez viste a alguien hacer todos esos movimientos sin que se le cayera su gorra?

Mortal Kombat
Por Ornella Rusciano

 

La saga sobre la que quiero hablarte hoy no solo definió por completo mi infancia, sino que marcó cientos de noches “adultas” de vicio con amigos, en sus múltiples ediciones, títulos y formatos, desde un arcade hogareño, hasta por supuesto, PC y Xbox. Mortal Kombat vio la luz en por 1992 gracias a la visión de Ed Boon y John Tobias de traer un juego distinto, con personajes y acciones más realistas y violentas, y una estética menos caricaturesca. La idea final era, lógico, competir con Street Fighter, que estaba entre los gamers desde 1987.

A la fecha, Mortal Kombat posee 22 ediciones distintas del videojuego (entre ellas, reediciones, reversiones, extensiones y demás), cuatro series y dos películas. Uno de los filmes es un verdadero clásico de la infancia de los que nacimos por cerca de los ’90.

Tras 25 años de éxitos, y la vida de muchísimos gamers marcada a fuego por sus combos, fatalities y babalities inolvidables, la saga sigue siendo reconocida por ser “distinta” de sus competidores y no tener tapujos en incorporar escenas extremadamente gráficas de violencia y hasta mostrar la faceta más femenina y seductora de las luchadoras de su roster, un detalle que muchas de las otras sagas solían pasar por alto.

Y gracias a esta gran diferencia es que muchos de los fans de la saga tenemos como personajes favoritos a Mileena o, por supuesto, a su hermana Kitana, de las que tenemos tatuados en la mente los combos y movimientos finales por ser muchísimo más que chicas peleando. Sin dudas, ellas dos son mis favoritas de la última edición, y Kitana de todas las anteriores 😀

Soul Calibur
Por Santiago Sassone

 

Bandai Namco es una de las casas desarrolladoras más importantes y conocidas del mundo. Y digo importantes, porque su aporte a la industria fue vital para el crecimiento y para la época que conocemos como la “primera edad de oro” de los videojuegos. Y sino, echa un vistazo su repertorio: Pac-Man, Ace combat, Galaga, Dig Dug, Star Fox, Tekken, Time Crisis, entre otros pesos pesados, que si bien ahora son los abuelos de los títulos que jugamos, sin su éxito (sobre todo en el género arcade y en las galerías de fines de los ’70 y ’80) nada de todo lo que hoy conocemos hubiera existido.

Pero la cita de hoy tiene que ver con las sagas de peleas, y si bien ya te mencioné a Tekken, mi elección de hoy es su hermano menor: Soul Calibur. Esta saga, similar a Tekken en lo técnico, siempre me atrajo por los diseños de sus personajes y sus arenas de combate. Personalmente, tengo una debilidad por la Tierra Media y todo su contexto, sobre todo por ver cómo la magia, el bien y el mal compiten entre sí y hacen estragos con los habitantes indefensos.

Y de esto va la historia de Soul Calibur, de una espada (Soul Edge) con tanto poder que logra corromper a su portador para que la blanda despiadada e implacablemente por todo el mundo. Algo similar al anillo de poder en El Señor de los Anillos; y aquí es donde me atrapó, con esa inmensa cantidad de personajes, cada uno con una historia particular, con diseños tridimensionales oscuros, muy trabajados y pensados. Desde animorfos, samurais, espadachines, magos, golems, demonios, héroes y piratas, hasta sirvientes, reyes, mediomuertos y algún que otro ninja.

Además de esto, cada luchador tenía un arma específica cuyo diseño y lógica estaba en sincronía perfecta con sus movimientos y estilo de pelea. Y es que este ojo para los detalles no lo se quedaba en los peleadores (una de las cosas más importantes de estos juegos), ya que lo mismo pasaba con los escenarios (quizá la otra cuestión relevante en este género). Por ello, cada lugar era único, más allá de que las locaciones suenen “clásicas”.

La elección de un solo peleador es ridículamente complicada, pero creo que me quedo con Raphael Sorel, un espadachin que usa un florete y que se vale de técnicas de esgrima muy pulidas que aprendió como la tradición francesa de la nobleza lo exige. Pero si lo miras bien, te parecerá un personaje salido de Castlevania, y creo que es un poco la idea, dado que más adelante en la historia Raphael se convierte en un vampiro, por si todavía le faltaba algo para ser cool.

Street Fighter
Por Juan Martín Verrelli

 

Cuando uno piensa en sagas de juego de pelea, no puede evitar que en su mente comience a divagar la idea de Street Figher. Este gran clásico se encuentra en los fundamentos mismos del género, y con mucha razón. Aun así, los orígenes del Street Fighter son bastante reservados, ya que la mayoría de todos nosotros comenzó con el Street Fighter II, cuando en realidad sus comienzos fueron en 1987, para arcade, con el primer Street Fighter.

La secuela directa del juego de arcade (Street Fighter ‘89), se convertiría en su propia saga de videojuegos, naciendo de ésta manera el Final Fight. Sin perder el juego en vista, finalmente Capcom nos entregaría para consolas hogareñas y a nuestras manos el Street Fighter II, de la mano de la Famicom.

Creo que es realmente difícil encontrar a alguien que no sepa qué es el Street Fighter, pero, si no lo conoces, el objetivo del juego es sencillo: una vez seleccionado un luchador, hay que recorrer el mundo venciendo a todos los oponentes que se nos crucen en el camino para consagrarnos con el título del mejor luchador. Rápidamente, se transformó en un clásico (y en mi experiencia, en la decisión definitiva de una disputa entre hermanos) y de esta manera comenzaron a aparecer secuelas y remasterizaciones de la segunda entrega (Turbo, Turbo Hyper Fighting, Turbo Championship Edition, etc.).

Todavía con mucha vida por delante, Street Fighter se sigue consagrando uno de los juegos de pelea más populares, gracias a siempre apegarse a su lógica de lo que debe ser un juego de éste tipo: fácil de jugar y difícil de dominar. Los gamers que crecimos junto a esta saga estaremos agradecidos por tantas horas de diversión, tantos botones destruidos en nuestros controles, por darnos lo que tal vez fue uno de los momentos más increíbles en la historia de los videojuegos competitivos, y siempre estar ahí cuando un amigo estaba dispuesto a ser el segundo jugador.

Para cerrar, cómo resistirse a su banda roja en la frente, su gran disciplina y su capacidad de emitir bolas de fuerza por sus manos. En un época donde un poder especial no se daba por sentado, el tocar todos los botones y de repente enviarle (por equivocación) un Hadouken a tu enemigo, convirtió a Ryu en el protagonista y cara de toda la franquicia, por lo que también lo convirtió automáticamente en mi peleador favorito.

¡Y así concluimos el post de hoy! ¿Qué opinas? ¿Coincides con la lista? ¡No olvides contarnos tus opiniones en la caja de comentarios!

Créditos imagen: ©NetherRealm Studios/mortalkombat.com


ESET

Disfruto de la tecnología desde muy pequeño, precisamente desde los cuatro años cuando me regalaron mi primera NES. Con el pasar del tiempo seguí haciéndolo, como buen gamer, con varias consolas, PCs y hasta equipos móviles. Pero también hay otra rama de la tecnología que me gusta mucho: l...

>   Ver más

Notas Relacionadas

Comentarios

Deja un comentario